Corre de nuevo, no te detengas: historia de una lesión y así es como podemos volver a correr

Ensaladas si, pero cuidado: son la mayor fuente de intoxicaciones alimentarias
17 junio, 2019
Normas alimentarias en casa: 7 que hay que seguir
24 junio, 2019

Ando así así del gemelo y cada vez que salgo a correr tengo el miedo a volver a recaer en la lesión.
La verdad es que he bajado mucho el ritmo y el miedo es constante.
A ver leyendo repetidas veces esta historia puedo volver a dar un salto adelante!

Vamos chavales!!

 

Historia de una lesión: así es como pude correr de nuevo

Marta Mª Redondo es una mujer todoterreno: doctora en psicología, profesora de la Universidad Camilo José Cela y directora del Área de Salud del Instituto de Psicología de Emoción y Salud (IPES). Además de madre de familia numerosa y runner desde 2011.

Deporte al que le dedica horas y horas, esfuerzo y ganas. No solo para poder correr cada día, sino también para acudir a diferentes maratones. El problema es que, en ocasiones, ante tanto esfuerzo y sobrecarga pueden aparecer las lesiones y volver a correr tras una lesión grave puede resultar complicado. Esto es lo que le ocurrió a Marta y así se recuperó para volver a correr.

Lo que el running significa en su vida

Marta entrando en meta en la Maratón de Sevilla con sus hijos mayores

Marta comenzó a correr en 2011, pero en 2013 dejó de fumar y se planteó que necesitaba hacer deporte de manera más estable: “necesitaba algo que me ayudará a soltar la ansiedad de no fumar y era el único deporte que podía hacer de noche cuando tenía tiempo. Por horario y por logística me encajaba“.

Sin embargo, después de seis años corriendo de manera muy constante, el running significa mucho más en su vida: “conforme he ido corriendo he ido descubriendo cosas que me han ayudado a mantenerme y seguir corriendo: sobre todo la sensación de poder que me genera al conseguir salir y romper la pereza, o después de conseguir una meta importante, y la sensación de chute de energía y de bienestar que es mucho mayor que en otros deportes que he practicado”.

El hecho de poder hacer deporte al aire libre también le aporta sensaciones que no obtiene de otras maneras: “corro siempre por el campo o por la calle y me acerca a sensaciones que son únicas” nos explica Marta. “La sensación de correr por la playa o la sensación de correr en verano a primera hora de la mañana, viendo amanecer corriendo con el frescor y los olores de esos ratos, etc. me aporta un bienestar que no me lo da otra cosa”.

Pero es que, además, el running no solo le permite practicar este deporte con gente a la que quiere y aprecia como sus amigas o su hijo mayor, sino que le ayuda a regular sus estados de ánimo: “me hace empezar el día con un estado de ánimo completamente diferente. Tengo un rasgo alto de ansiedad y correr es lo que mejor me lo regula”.

Cuando las lesiones aparecen en tu vida

Cuando la realización de un deporte llega a aportarte tantas cosas beneficiosas y empieza a ser algo central en tu vida, no es de extrañar que la aparición de lesiones pueda afectarnos seriamente. En el caso de Marta, desde que corre ha tenido únicamente tres lesiones, pero las dos últimas han sido las que más le han afectado.

El momento en el que le ocurrieron fue clave: “en el caso de la segunda me pilló con el dorsal de la media maratón de Sevilla ya comprado y a mitad del entrenamiento para poder acudir. Y en esta última lesión ha sido después de la maratón de Sevilla en un momento en que estaba haciendo unos tiempos muy buenos y ha sido cuando mejor me he visto corriendo y ha sido un poco…al final estas cosas te rompen un poco”.

En el caso de esta última lesión está siendo la más larga: “para mí lo más difícil es que en algunas lesiones no demasiados graves puedes seguir corriendo, cambiar el ritmo durante unos días y pasar a trotar al mismo tiempo que entrenas fuerza o parar un par de semanas. Pero en los casos de lesiones más graves tienes que parar y ese tiempo entre que te empieza a doler y te das cuenta de que ni bajando el ritmo te recuperas, que estás lesionado y que tienes que parar y dejar de correr, para mí es el peor”.

Fisioterapia y entrenamiento de fuerza para la recuperación

Marta nos explica que, en su caso, el tratamiento ha consistido en ayuda fisioterapéutica, siguiendo un tratamiento de frío antiinflamatorio y acompañar con entrenamiento de fuerza: “en mi caso la clave está siendo el entrenamiento de fuerza. Para recuperarme y volver a correr es muy importante un buen entrenamiento de fuerza“.

Ella nos cuenta que, en realidad, el entrenamiento de fuerza no le gusta, pero sabe que así podrá volver a correr: “voy pillándole el punto a través de la música y, sobre todo, teniendo como foco que es el camino que tengo que seguir para poder volver a correr y así mantener la motivación”.

Admite que, en ocasiones, al volver a correr después de una lesión ha sentido miedo a volver a lesionarse, pero le ayuda a ser más cuidadosa: “entender que el miedo tiene que estar y utilizarlo para ser más cuidadosa sin que te pare”. A ella le ha enseñado a no correr a lo loco:

“Lo que te enseñan las lesiones es a saber que tienes que tener profesionales detrás que te ayuden – fisioterapeutas y entrenadores – para no correr a lo loco y que el hecho de correr nos haga bien”.

Cuando la lesión afecta a nuestra motivación

Para ella el estar lesionada y tener que dejar de correr le genera frustración y eso afecta a la motivación: “tú te pones unas metas y las motivaciones que tenías y ves que no puedes cumplirlas porque cada vez que lo intentas vuelve a aparecer el dolor. La frustración es muy grande y la motivación se rompe”.

Cuando la motivación se te rompe ante una lesión, recuperarla puede ser complicado. Al menos si seguimos manteniendo las mismas metas. Por eso, para Marta, el truco ha estado en recolocar esas metas que se había puesto: “recolocar las metas me permite volver a motivarme”.

Gracias a eso ella consiguió no tirar la toalla: “ya tengo las metas puestas para volver a correr. Todos los motivos por los que corro me ayudan a mantener la motivación y mi única meta es conseguir volver a correr para volver a disfrutar de todas las sensaciones chulas que me genera”.

Es más, Marta se da cuenta de que tras una lesión es cuando vuelve a apreciar el motivo por el que realmente corre: “paradójicamente, me pongo de metas las carreras o el conseguir bajar tiempos para no bajar tiempos, pero cuando he estado lesionada es cuando vuelvo a apreciar lo que es correr en sí mismo y ya no necesito ponerme otras metas. Me basta con recordarme lo que me aporta correr”.

Ahora mismo, lo que quiere es volver a correr, sin pensar en grandes carreras, sino por el hecho de disfrutar.

DESDE VITONICA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LLAMA: 950 88 08 97