Tratamientos de Fisioterapia y Osteopatia

TRATAMIENTOS

Tratamientos de Fisioterapia y Osteopatia

¿En qué consisten los tratamientos de Fisioterapia y Osteopatía?

FUNDAMENTOS

La Fisioterapia es el arte y la ciencia que, por medio de la aplicación tanto manual como instrumental de medios físicos, curan, recuperan y adaptan a personas dañadas de disfunciones somáticas, psicosomáticas y orgánicas. Además, usan diferentes procedimientos, actuaciones y técnicas para lograr comentado fin.

 

La Osteopatía es una disciplina sanitaria que estima el cuerpo humano como una una unidad indivisible y cuya meta es restablecer la movilidad fisiológica de las construcciones que la hayan perdido.

 

Las técnicas y tratamientos empleados consiguen relanzar el sistema vascular, nervioso y linfático sobre la composición lesionada construyendo las condiciones idóneas para la autorrecuperación del sujeto.

tratamiento fisioterapia y osteopatia

La práctica deportiva (a cualquier nivel) requiere unas cualidades y estado de nuestro organismo y de nuestro físico. A menudo se trata de una actividad que comporta unos requerimientos extra pudiendo darse lugar pequeños desequilibrios que a corto o medio plazo conlleven problemas en la práctica deportiva.

¿Cómo trabajamos?

Nuestro enfoque en Fisioterapia Fisiomuro, encierra las dos disciplinas llevando a cabo un procedimiento a partir de la prueba científica, sin perder la perspectiva holística corporal y su procedimiento.

Adecuamos cada sesión y técnicas a las necesidades y dolencias de cada paciente, todo ello con el fin de conseguir la recuperación completa de nuestros propios pacientes.

Además, estamos en continua formación profesional para dar las últimas técnicas en nuestros propios tratamientos. Y con ello, lograr de esta forma, vuestra pronta recuperación.

Miguel Ángel Muro (gerente de Fisiomuro) en Almería es pionero en el uso de EPI® guiada con ecografía, siendo la manera adecuada de realizar esta magnífica técnica.

La fisioterapia invasiva

La fisioterapia invasiva utiliza las técnicas de fisioterapia convencional, a través de la piel, pero con agujas. Esta aguja ejerce un efecto mecánico, como la bioacupuntura o la punción seca (en ellas solo se usa el efecto mecánico de la aguja). Pero también se puede asociar calor a la aguja (moxibustión), electricidad o EPI (siglas de electrólisis percutánea intratisular) o emplear una aguja hueca, para introducir fármacos, como lamesoterapia. Todas estas técnicas se aplican con el apoyo de ecografías musculoesqueléticas, que aportan seguridad al proceso, al tener control visual del tejido en todo momento, y eficacia.

Se aplican en la función de la experiencia profesional que tenga cada fisioterapeuta y del tipo de pacientes. En los últimos años se han ido extendiendo cada vez más, sobre todo la técnica de punción seca y la EPI. Recientemente se han publicado distintos artículos que señalan que la EPI es muy efectiva y que disminuye los costes que habría asociados a una intervención. Los gestores de la sanidad deben tener en cuenta la política de reducción de gastos, es un aspecto muy importante. Estas técnicas, respecto a las convencionales, disminuyen los costes y el tiempo de recuperación.

Cada vez hay más pacientes que recurren a la fisioterapia invasiva y muchos con problemas tendinosos pueden evitar la intervención quirúrgica. También en personas con epicondilitis, se puede realizar la cirugía EPI, lo que supone un cambio muy importante porque libra de una operación mayor. De igual manera sucede ante el síndrome del túnel del carpo, otra entidad que, con una técnica de fisioterapia invasiva, experimenta cambios significativos que pueden evitar la cirugía. Los profesionales sanitarios poco a poco conocen estas herramientas y las pueden considerar antes de llegar a la opción quirúrgica.

La Osteopatía Deportiva

La práctica deportiva (a cualquier nivel) requiere unas cualidades y estado de nuestro organismo y de nuestro físico. A menudo se trata de una actividad que comporta unos requerimientos extra pudiendo darse lugar pequeños desequilibrios que a corto o medio plazo conlleven problemas en la práctica deportiva.

El control y la prevención son la base en el deporte de alto rendimiento, ya que si se requiere el máximo, el cuerpo ha de estar bien equilibrado, libre de tensiones, en harmonia, con todos los sistemas funcionando al 100%, es ahí cuando tendremos el rendimiento máximo del deportista.

Así pues, debemos verificar si realmente nuestro cuerpo está preparado para realizar esta serie de prácticas deportivas para evitar posibles lesiones y mejorar el rendimiento deportivo.

La aparición de lesiones continuadas y las recaídas nos indican a menudo que el deportista no está preparado para esa actividad o ese ritmo de entrenamiento, y esto puede ser por muchas causas (psíquico, físico u orgánico… o la suma de algunas de ellas).

Existe la tendencia a ver la lesión deportiva como algo localizado y hemos de mirar más allá, hemos de valorar las compensaciones que ha establecido el cuerpo para seguir dando el máximo de si, (no nos extrañaremos si nuestro osteópata nos revisa de pies a cervicales al tener un esguince de tobillo).

El tratamiento osteopático identifica y trata el origen de estas lesiones locales, trata las compensaciones, equilibra los sistemas “tocados” y permite la reinserción a la práctica deportiva en condiciones óptimas al deportista.

EL osteopata tabaja en equipo y puede ser necesaria la interconsulta con el especilista de medicina deportiva, traumatólogo, nutricionista, podólogo, psicólogo, o incluso concertar una reunión con el entrenador o el preparador físico.

La Quiropraxia o Quiropráctica

Es la profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos mecánicos del sistema musculoesquelético, y de los efectos de éstos en el sistema nervioso y en la salud general. Se basa en tratamientos manuales incluyendo el ajuste vertebral y otras manipulaciones articulares y de tejidos blandos.

La Quiropráctica enfatiza la capacidad regeneradora inherente del cuerpo humano de curarse a sí mismo sin el uso de fármacos ni cirugía. La Quiropráctica se basa en la relación entre estructura (centrada en la columna vertebral) y función (coordinada por el sistema nervioso), y en cómo esta relación afecta a la conservación y restitución de la salud. Además, los doctores en quiropráctica reconocen la importancia y la responsabilidad de trabajar en equipo con otros profesionales sanitarios cuando sea en beneficio del paciente.

Fue desarrollada en Iowa, (Estados Unidos) en el año 1895 David Daniel Palmer, realizó el primer ajuste vertebral específico a un conserje local que había perdido la audición después de un accidente, analizó su columna y después de ver que una vertebra estaba desplazada, la corrigió y éste volvió a oír. A partir de ahí empezó a investigar sobre la relación de la columna, el sistema nervioso y sus efectos en todas las funciones del cuerpo. Su hijo B.J Palmer amplió mucho estos conocimientos. Su padre fundó el Palmer College of Chiropractic en 1897, que fue la primera de las 50 universidades que existen hoy en el mundo, la mayoria en EEUU, Inglaterra, Australia, Francia, Dinamarca, Brasil, etc.

Las observaciones de Palmer lo llevaron a concluir que existe una “inteligencia innata” en la médula espinal y, en general, en el cuerpo humano, que controla las funciones del mismo.

Según Oscar Roler, la quiropráctica analiza la relación entre el sistema nervioso central (la médula espinal) y la estructura que lo protege (la columna vertebral), procurando el buen funcionamiento.

La profesión de quiropráctica se encuentra regulada en los países anglosajones, especialmente EEUU, Canadá y Australia. Sin embargo, en los países de Unión Europea su situación es más desigual. En Alemania o España no existe la profesión de quiropráctico de forma independiente.

Finalmente, la orden del Ministerio de Ciencia e Innovación CIN/2135/2008, de 3 de julio, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Fisioterapeuta, ya establece la quiropráctica, al igual que la osteopatía, como competencias del Graduado en Fisioterapia , por lo que se integran las prácticas de la quiropráctica dentro de este título de grado.

En España hay actualmente dos escuelas (de carácter privado) donde se puede estudiar la quiropráctica con todas las exigencias y niveles internacionales, obteniendo así un Título en Quiropráctica.