Ahí va una de desmentidos para los bulos sobre el gel hidroalcohólico

Ahí va una de desmentidos para los bulos sobre el gel hidroalcohólico

Como seguimos en pleno proceso de pandemia aguda con más y más casos a nuestro alrededor, solo podemos comunicar que paciencia, prudencia y cuidado.
Así que desde Fisiomumro solo deseamos lo mejor para todos y que nadie más caiga bajo el virus de nuestras vidas.
Por ello, ahí van una de desmentidos para los bulos sobre el gel hidroalcohólico.

 

Los 4 bulos sobre el gel hidroalcohólico

Tras 8 meses conviviendo con la utilización del gel hidroalcohólico, el número de fakes no ha parado de crecer

El gel hidroalcohólico, a falta de poder realizar un lavado de manos con agua y jabón, se ha convertido en una herramienta muy útil para la lucha contra el coronavirus. Forma parte ya, junto a la mascarilla, tanto de nuestro equipamiento básico como del atuendo de la casi totalidad de tiendas, establecimientos de hostelería, estaciones y aeropuertos, centros deportivos, oficinas o lugares de trabajo.

Allá por los meses de marzo y abril, coincidiendo con el inicio de la pandemia en nuestro país, no estaba muy claro si su uso debía regularse de alguna manera o cuáles eran los momentos y mejores formas de aplicarlo. Con el paso del tiempo, los diferentes organismos públicos, así como determinados colegios médicos o entidades sanitarias, han realizado una considerable labor pedagógica a gran escala para que toda la población se convenza acerca de la importancia de su uso como elemento de prevención en la transmisión de la Covid-19.

Pero como todo tema de interés general que se precie, no tardaron en aparecer los bulos y noticias falsas en torno a él, ya fuera sobre su composición, utilidad, efectos secundarios o, incluso, procedencia. La mayoría de ellos siguen merodeando por redes sociales y medios de comunicación, y los más recurrentes han sido estos:

 

1 Puede explotar si lo exponemos a altas temperaturas

Fue allá por el mes de mayo cuando una imagen corrió como la pólvora en Twitter, Facebook o WhatsApp, así como en varios países del mundo.  En ella aparecía la puerta de un vehículo quemada debido a, tal y como indicaba el mensaje que acompañaba a la imagen, “la explosión de un bote de gel hidroalcohólico tras haber permanecido éste expuesto a elevadas temperaturas durante un determinado periodo de tiempo”.

El gel no explota

REFERENCIA: Si bien es cierto que el gel hidroalcohólico que normalmente utilizamos para lavarnos las manos contiene etanol, su cantidad (generalmente nunca por encima del 70% del contenido) así como su mezcla con otras sustancias como el agua destilada o el peróxido de hidrógeno lo hacen completamente inofensivo. Además, si a alguien todavía le queda alguna duda, debemos recordar que los expertos señalan que el punto de autoignición del etanol puro es superior a los 360ºC, una temperatura imposible de alcanzarse en un coche.

 

2 Su uso durante el embarazo perjudica al feto

Esta es otra de las fakes más asombrosas y enrevesadas que surgieron acerca del uso del gel hidroalcohólico, y venía a afirmar que sus  componentes podrían traspasar la piel de la madre, llegar a la placenta y repercutir en la salud del feto

Obviamente, no tardaron en aparecer diferentes valoraciones tanto de profesionales médicos como de expertos en sustancias especialmente peligrosas para la salud que desmontaron por completo esta teoría.

No perjudica al feto

REFERENCIA: El principal argumento se basa en que se trata de un producto que nos aplicamos sobre las manos y que se evapora rápidamente, por lo que la absorción por la piel es nula. Además, diversos ginecólogos coinciden en que el uso de geles hidroalcohólicos no supone ningún problema para embarazadas (ni para nadie) ya que no hay ninguna evidencia científica al respecto y que, por tanto, ninguno de sus componentes será absorbido por la placenta ni llegará al feto.

 

3 A mayor cantidad, mayor efectividad

Aunque no se trate de un bulo con unas consecuencias tan llamativas como las de los anteriores, existe una falsa creencia la cual afirma que cuanta más cantidad de gel nos apliquemos en nuestras manos, mayor será el índice de protección.

Esta falsa creencia ha sido contestada y desmentida por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS), quien en los últimos meses viene pidiendo que la población dé prioridad al lavado exhaustivo de manos con agua y jabón y regule el uso de hidrogel. De hecho, hoy en día es frecuente ver cómo, en un mismo centro o calle  comercial, nos aplicamos gel al entrar a un determinado establecimiento, y volvemos a repetir la acción en el de al lado. La principal prueba que confirma este uso abusivo es el aumento en el número de visitas a los dermatólogos por patologías como la dermatitis, sobre todo en niños.

Hay que utilizar la cantidad justa

REFERENCIA: El problema radica en que el alcohol reseca y daña la piel, por lo que si abusamos tanto del gel como de un lavado frecuente de manos podemos eliminar el manto lipídico de la piel, favoreciendo la aparición de dermatitis, sobre todo entre aquellos niños o personas que ya tienen una piel seca, atópica o más irritable. Además, la llega del frío no ayuda ya que este es otra de las grandes causas de irritación para nuestra piel.

 

4 El bulo de las red “Manos Limpias”

El último de los bulos es, sin duda, uno de los más llamativos. Aprovechando el momento de cierto pánico y preocupación que provocó la llegada de la pandemia a nuestro país, diferentes redes sociales difundieron una falsa noticia en la que se alertaba de que una supuesta banda de atracadores, la cual operaba en todo el país bajo la identidad de una supuesta ONG médica denominada “Manos Limpias”, asaltaba en medio de la calle a los ciudadanos, ofreciéndoles oler el aroma de un gel hidroalcohólico que les adormecía por completo. Ese momento era aprovechado por los atracadores para robarles.

No existe ninguna red delictiva “Manos Limpias”

REFERENCIA: Nada más lejos de la realidad, ya que la propia  Policía Nacional se encargó de informar sobre la falsedad de esta información a través de sus cuentas,  afirmando, además, que este bulo no era nuevo y que venía apareciendo en España cada cierto tiempo desde hace ya varios años.

 

DESDE SPORTLIFE