fisiomuro – En Almería, con la radiación tan brutal que hay, el sol entra como un cuchillo