Tratamientos de Fisioterapia y Osteopatia

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.
[vc_nested_accordion top_margin=”page_margin_top” active=”0″ el_position=”first last”] [vc_nested_accordion_tab title=”Osteopatia deportiva y quiropraxia” tab_id=”osteopatia-deportiva-y-quiropraxia”]

La Osteopatía Deportiva

La práctica deportiva (a cualquier nivel) requiere unas cualidades y estado de nuestro organismo y de nuestro físico. A menudo se trata de una actividad que comporta unos requerimientos extra pudiendo darse lugar pequeños desequilibrios que a corto o medio plazo conlleven problemas en la práctica deportiva.

El control y la prevención son la base en el deporte de alto rendimiento, ya que si se requiere el máximo, el cuerpo ha de estar bien equilibrado, libre de tensiones, en harmonia, con todos los sistemas funcionando al 100%, es ahí cuando tendremos el rendimiento máximo del deportista.

Así pues, debemos verificar si realmente nuestro cuerpo está preparado para realizar esta serie de prácticas deportivas para evitar posibles lesiones y mejorar el rendimiento deportivo.

La aparición de lesiones continuadas y las recaídas nos indican a menudo que el deportista no está preparado para esa actividad o ese ritmo de entrenamiento, y esto puede ser por muchas causas (psíquico, físico u orgánico… o la suma de algunas de ellas).

Existe la tendencia a ver la lesión deportiva como algo localizado y hemos de mirar más allá, hemos de valorar las compensaciones que ha establecido el cuerpo para seguir dando el máximo de si, (no nos extrañaremos si nuestro osteópata nos revisa de pies a cervicales al tener un esguince de tobillo).

El tratamiento osteopático identifica y trata el origen de estas lesiones locales, trata las compensaciones, equilibra los sistemas “tocados” y permite la reinserción a la práctica deportiva en condiciones óptimas al deportista.

EL osteopata tabaja en equipo y puede ser necesaria la interconsulta con el especilista de medicina deportiva, traumatólogo, nutricionista, podólogo, psicólogo, o incluso concertar una reunión con el entrenador o el preparador físico.

La Quiropraxia o Quiropráctica

Es la profesión sanitaria que se ocupa del diagnóstico, tratamiento y prevención de los trastornos mecánicos del sistema musculoesquelético, y de los efectos de éstos en el sistema nervioso y en la salud general. Se basa en tratamientos manuales incluyendo el ajuste vertebral y otras manipulaciones articulares y de tejidos blandos.

La Quiropráctica enfatiza la capacidad regeneradora inherente del cuerpo humano de curarse a sí mismo sin el uso de fármacos ni cirugía. La Quiropráctica se basa en la relación entre estructura (centrada en la columna vertebral) y función (coordinada por el sistema nervioso), y en cómo esta relación afecta a la conservación y restitución de la salud. Además, los doctores en quiropráctica reconocen la importancia y la responsabilidad de trabajar en equipo con otros profesionales sanitarios cuando sea en beneficio del paciente.

Fue desarrollada en Iowa, (Estados Unidos) en el año 1895 David Daniel Palmer, realizó el primer ajuste vertebral específico a un conserje local que había perdido la audición después de un accidente, analizó su columna y después de ver que una vertebra estaba desplazada, la corrigió y éste volvió a oír. A partir de ahí empezó a investigar sobre la relación de la columna, el sistema nervioso y sus efectos en todas las funciones del cuerpo. Su hijo B.J Palmer amplió mucho estos conocimientos. Su padre fundó el Palmer College of Chiropractic en 1897, que fue la primera de las 50 universidades que existen hoy en el mundo, la mayoria en EEUU, Inglaterra, Australia, Francia, Dinamarca, Brasil, etc.

Las observaciones de Palmer lo llevaron a concluir que existe una “inteligencia innata” en la médula espinal y, en general, en el cuerpo humano, que controla las funciones del mismo.

Según Oscar Roler, la quiropráctica analiza la relación entre el sistema nervioso central (la médula espinal) y la estructura que lo protege (la columna vertebral), procurando el buen funcionamiento.

La profesión de quiropráctica se encuentra regulada en los países anglosajones, especialmente EEUU, Canadá y Australia. Sin embargo, en los países de Unión Europea su situación es más desigual. En Alemania o España no existe la profesión de quiropráctico de forma independiente.

Finalmente, la orden del Ministerio de Ciencia e Innovación CIN/2135/2008, de 3 de julio, por la que se establecen los requisitos para la verificación de los títulos universitarios oficiales que habiliten para el ejercicio de la profesión de Fisioterapeuta, ya establece la quiropráctica, al igual que la osteopatía, como competencias del Graduado en Fisioterapia , por lo que se integran las prácticas de la quiropráctica dentro de este título de grado.

En España hay actualmente dos escuelas (de carácter privado) donde se puede estudiar la quiropráctica con todas las exigencias y niveles internacionales, obteniendo así un Título en Quiropráctica.

[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Fisioterapia Invasiva (EPI®, Punción Seca, Neuroacupuntura)” tab_id=”fisioterapia-invasiva”]

La fisioterapia invasiva utiliza las técnicas de fisioterapia convencional, a través de la piel, pero con agujas. Esta aguja ejerce un efecto mecánico, como la bioacupuntura o la punción seca (en ellas solo se usa el efecto mecánico de la aguja). Pero también se puede asociar calor a la aguja (moxibustión), electricidad o EPI (siglas de electrólisis percutánea intratisular) o emplear una aguja hueca, para introducir fármacos, como lamesoterapia. Todas estas técnicas se aplican con el apoyo de ecografías musculoesqueléticas, que aportan seguridad al proceso, al tener control visual del tejido en todo momento, y eficacia.

Se aplican en la función de la experiencia profesional que tenga cada fisioterapeuta y del tipo de pacientes. En los últimos años se han ido extendiendo cada vez más, sobre todo la técnica de punción seca y la EPI. Recientemente se han publicado distintos artículos que señalan que la EPI es muy efectiva y que disminuye los costes que habría asociados a una intervención. Los gestores de la sanidad deben tener en cuenta la política de reducción de gastos, es un aspecto muy importante. Estas técnicas, respecto a las convencionales, disminuyen los costes y el tiempo de recuperación.

Cada vez hay más pacientes que recurren a la fisioterapia invasiva y muchos con problemas tendinosos pueden evitar la intervención quirúrgica. También en personas con epicondilitis, se puede realizar la cirugía EPI, lo que supone un cambio muy importante porque libra de una operación mayor. De igual manera sucede ante el síndrome del túnel del carpo, otra entidad que, con una técnica de fisioterapia invasiva, experimenta cambios significativos que pueden evitar la cirugía. Los profesionales sanitarios poco a poco conocen estas herramientas y las pueden considerar antes de llegar a la opción quirúrgica.

[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Hernias Discales, Lumbalgias y Neuralgias” tab_id=”Hernias-Discales-Lumbalgias-y-Neuralgias”]

Obtenemos muy buenos resultados con las técnicas de osteopatía, con la EPI y con la incorporación de una camilla con flexión distracción (especial para la mejoría de las hernias discales).

sintomas_hernia_lumbar

1. ¿Qué es la hernia de disco? Entre las vértebras de la columna hay unos discos intervertebrales que permiten el movimiento y la estabilidad necesaria para la función de carga de la columna. Si el disco se daña y se desplaza hacia el canal medular su material (núcleo pulposo) puede comprimir los nervios y generar el dolor lumbar y hacia la parte posterior de la pierna (conocido médicamente como ciática). Si afectase a los discos cervicales el dolor sería cervical y con irradiación hacia el brazo.

2. ¿Cómo se diagnostica? Hay dos diagnósticos principales: El clínico: en relación a la sintomatología del paciente y a su exploración. Diagnóstico por RMN: es el diagnóstico radiológico de elección hoy en día, imprescindible para un diagnóstico fehaciente.

3. ¿Qué posible origen puede tener? Las más frecuentes causas son: Traumatismos o golpes en la columna, accidentes de tráfico o esfuerzo cogiendo grandes pesos. Sobresolicitación: actividades, ya sean profesionales o deportivas que supongan un esfuerzo continuado para los discos y los vayan degenerando por sobreuso. Factor genético: hay pacientes que presentan hernias de disco sin causa aparente, sin traumatismo previo ni historia de sobreesfuerzos. En estos casos hay predisposición genética a la lesión de hernia de disco por defecto del mismo.

4. ¿Cómo se trata con medicina tradicional? Conservador: reposo, antiinflamatorios, relajantes musculares y si la crisis es muy intensa corticoesteroides. Cirugía: a pesar del gran avance técnico en la cirugía de la hernia de disco (desde la microcirugía a las últimas técnicas endoscópicas mínimamente invasivas), todos (incluso los cirujanos) estamos de acuerdo en que tiene que ser el último recurso terapéutico. Tantos los estudios de seguimiento de los casos operados, como nuestra percepción tratando durante muchos años a pacientes operados de hernia de disco, confirman que la cirugía es una mala solución para el problema y más tarde o más temprano hay recaídas. Esto sin hablar de los casos de fibrosis “postquirúrgica” en los que el sangrado tras la operación engloba el nervio y agrava el caso con muy mala solución con una segunda operación. En estos casos el paciente encuentra mucho peor después de la operación, con más dolor e incapacidad.

5. Las claves para afrontar el tratamiento de la hernia de disco. Parece una contradicción, pero todo apunta a que nuestro gran enemigo no es realmente la hernia de disco, sino una serie de factores que nos llevan a inflamar el nervio en su relación con el disco provocando el dolor con irradiación a la pierna o brazo.Hay multitud de estudios que nos demuestran que mucha parte de la población tiene hernias de disco (diagnosticadas por RMN) sin ningún síntoma ni limitación funcional (son los llamados falsos positivos), y muchos de ellos jamás tendrán una crisis de lumbociática.  Otros estudios nos confirman que muchos pacientes que han mejorado mucho tras una crisis de dolor lumbar-ciático por hernia de disco, al hacerles de nuevo una resonancia magnética, su imagen de la hernia de disco no ha mejorado nada. No podemos  más que concluir que el problema principal no es la hernia de disco, sino la compresión puntual sobre el nervio que provoca la crisis.

La cirugía se centra en quitar el material del disco herniado para descomprimir el nervio, pero el problema es que pagamos un precio muy caro al entrar en la columna para extirpar la hernia, y realmente en la mayoría de los casos es innecesario. En el 95% de los casos no es necesaria la cirugía y a medio y largo plazo es mucho mejor evitar la operación. El propio cuerpo desarrolla un proceso de ataque autoinmune a la hernia de disco, disminuyendo en muchas ocasiones su volumen y la inflamación local generada.

6. ¿Cómo las tratamos nosotros? Los objetivos de nuestro tratamiento son: Descomprimir la raíz nerviosa y desinflamarla. Rearmonizar el disco intervertebral reequilibrando sus presiones internas  y “dentro de lo posible” disminuir la hernia de disco. No quitamos la hernia de disco, pero sin duda mejoramos la biomecánica. Controlamos el dolor y liberamos el nervio en todo su trayecto, dándole la movilidad perdida.

El tratamiento consiste en técnicas osteopaticas, con ajuste manual y reequilibarlo. Sistema de flexión-distracción para la hernia. Movilización del sistema nervioso: neurodinámica. Posteriormente reeducamos la columna y hacemos un trabajo preventivo para evitar futuras recaídas.

[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Tendinopatías agudas y crónicas” tab_id=”esguinces-de-tobillo-y-contusiones”]

00 physiotherapy

Cualquier patología que pasa de más de tres semanas, se convierte en crónica y aguda, y la llamamos tendinopatía crónica o tendinosis.

Las técnicas de fisioterapia convencionales usadas habitualmente, no entran dentro del tendón, con lo que no logran modificar esta situación crónica que se ha creado, es también una zona, que ha perdido su capacidad de regenerar el tejido por estar encapsulada sin oxígeno.

La EPI ® produce un cambio químico dentro del tendón, que revierte esa situación creada, activando nuevamente los factores inflamatorios, que son los que nos van a reparar ese tejido del tendón

La Electrólisis Percutánea Intratisular (EPI®) es una técnica de fisioterapia, mínimamente invasiva, que consiste en la aplicación de una corriente galvánica a través de una aguja (similar a las de acupuntura y guiada mediante un ecógrafo) que al entrar en contacto con el tejido degenerado/fibrótico produce una reacción química (electrolisis) que lo “destruye”, no así el tejido sano que permanece intacto, produciendo unproceso inflamatorio de carácter local permitiendo la fagocitosis ( eliminación de este tejido degenerado y “productor” de dolor), y la reparación del tejido blando afectado (tendón, ligamento, músculo, etc.).

Descubierta por el fisioterapeuta D. José Manuel Sánchez Ibáñez, Profesor del Master de Alto Rendimiento del F.C.Barcelona. Esta técnica de fisioterapia tiene su origen en la necesidad y búsqueda de un tratamiento efectivo para las tendinitis.

REPARAR EL TEJIDO AFECTADO, la EPI® es capaz de poner en marcha un nuevo proceso de proliferación del tejido colágeno que está desestructurado en estos procesos.

REDUCCION DEL TIEMPO DE RECUPERACION, las modificaciones en la estructura y en el comportamiento mecanobiológico del tejido blando son inmediatas y en tiempo real.

ALTA EFECTIVIDAD respecto a los tratamientos convencionales de fisioterapia (ultrasonido, láser, técnica Cyriax, fibrolisis diacutánea, ondas de choque, etc.) o médicos (fármacos, infiltraciones ó cirugía).

  •  Tendinopatías crónicas  (tendinitis-tendinosis rotuliana, aquilea, isquiotibiales, pubalgias, epicondilitis, supraespinoso-manguito rotador).
    • Fascitis plantares.
    • Roturas musculares agudas y crónicas (fibrosis).
    • Esguince de ligamento lateral interno de rodilla.
    • Esguince crónico de tobillo.
    • Periostitis tibial.
    • Síndrome del túnel del carpo.
    • Síndrome del túnel del tarso.
[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Readaptacion deportiva con servicio de entrenador personal” tab_id=”readaptacion-deportiva-con-servicio-de-entrenador-personal”]

“Un Entrenador Personal es un profesional de la salud que utiliza una evaluación y entrevista individualizada para obtener, motivar, educar y desarrollar un programa de ejercicio seguro y efectivo, de acuerdo al estado de salud, capacidad, necesidades y metas del cliente. Además, va a determinar si el cliente debe ser derivado a otro profesional de la salud (como un terapeuta, nutricionista o especialista en el campo de la medicina), en función de los factores de riesgo presentes en cada caso.” (NSCA, 2001).

En el servicio de entrenamiento personal el cliente, tras una entrevista y evaluación inicial, desarrollará un entrenamiento individualizado teniendo en cuenta su particularidad y especificidad biológica así como sus objetivos o metas, que pueden ir desde la salud (pérdida de peso, mejora estado de salud, enfermedades/patologías, etc.) hasta el alto rendimiento.

Partiendo de los objetivos individuales el entrenamiento personal ha de lograr que el cliente obtenga un estado óptimo de salud y bienestar generales, implementando programas de ejercicios seguros, eficaces y adecuados a las necesidades y exigencias de nuestro cliente.

[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Fibrolisis Diacutánea” tab_id=”fibrolisis-diacutanea”]

La Fibrolisis Diacutánea es una técnica instrumental de  fisioterapia indicada para el tratamiento de las algias mecánicas del aparato locomotor por la destrucción de adherencias y corpúsculos irritativos inter-aponeuróticos o mio-aponeuróticos mediante unos “ganchos” aplicados sobre la piel.

El iniciador del método fue Kurt Ekman, fisioterapeuta sueco. Ekman se dio cuenta de que con la mera fricción digital, muchas veces no se llegaba en profundidad y precisión a tratar determinados planos tisulares del cuerpo humano, lo que le llevó a la creación de un determinado material que se ajustase más a las necesidades que le exigía la clínica. De hecho, actualmente la técnica se realiza con unosganchos (“crochet”) de acero inoxidable.

GANCHEO-2

Los efectos de la Fibrolisis Diacutánea son:

  • Mecánicos: sobre adherencias fibrosas y/o corpúsculos fibrosos producidos por depósitos úricos o cálcicos que se localizan preferentemente allí donde existen estancamientos venosos o periarticulares; liberando los tabiques inter-intramusculares. La finalidad de su fibrólisis (“rotura”) es mejorar el movimiento de los distintos planos tisulares favoreciendo así su elasticidad.
  • Circulatorios: mediante liberación de histamina.
  • Reflejo: acción local refleja por estimulación de receptores nerviosos, por inhibición de puntos reflejos (Knapp, Jones…).

Los fisioterapeutas de MVClinic tienen formación Oficial en la técnica y la realizan obteniendo muy buenos resultados en:

 

  • Adherencias consecutivas a un traumatismo o a una intervención quirúrgica.
  • Procesos inflamatorios o degenerativos de estructuras musculoesqueléticas: tendinosis, pubalgias, fascitis plantar, etc.
  • Neuralgias consecutivas a una irritación mecánica de los nervios periféricos: neuralgia de Arnold, ciatalgia, neuralgia cérvico-braquial e intercostal; atrapamiento de troncos nerviosos periféricos.
  • Tratamiento de los síndromes tróficos de las extremidades,  síndromes compartimentales, etc.

La Fibrolisis Diacutánea es un método propio de la fisioterapia y debe ser realizada por un fisioterapeuta formado específicamente en la materia para garantizar la eficacia del tratamiento

[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Cólico del Lactante y Embarazadas” tab_id=”colico-del-lactante”]

Cólico del lactante: múltiples bebés nos avalan y sobre todo los papás con la
tranquilidad que han conseguido con un tratamiento osteopático en 4 ó 5 sesiones.

El cólico del lactante se caracteriza por espasmos del colon del bebé que provocan un lloro inconsolable con “encogimiento” de piernas y muchas veces abdomen endurecido mientras dura la crisis. La duración es muy variable, desde minutos a horas y suele tener un patrón horario repetitivo (es frecuente la aparición hacia la tarde noche). Puede acompañarse, o no, de exceso de gases y estreñimiento. El tratamiento médico pediátrico es puramente sintomático y de escaso éxito. No obstante es importante acudir primero al pediatra para descartar otra patología.

En la actualidad, el tratamiento ha alcanzado una gran efectividad y, en el mismo, tratamos tanto el sistema visceral del bebé, como el cráneo y la columna. Habitualmente con el tratamiento el bebé duerme y come mucho mejor. De media, se aplican tres sesiones, una por semana, pero los casos más cronificados pueden necesitar alguna más. Normalmente hay una clara mejoría desde la primera visita disminuyendo la intensidad y duración del cólico. Hay que señalar que el tratamiento es totalmente indoloro para el bebe. Suele iniciarse en torno a la 2º-3º semana de vida y dura hasta el 3º-4º mes (a veces, más raro, hasta el 5º mes), momento en el cual remite espontáneamente.

El origen o etiología es desconocido, pero hay factores como la inmadurez del sistema digestivo (es mucho más frecuente en los bebés prematuros), sufrimiento en el parto (y especialmente la utilización de fórceps o ventosas) o la intolerancia a la leche maternizada.

OTROS TRATAMIENTOS DE OSTEOPATÍA QUE REALIZAMOS A BEBÉS.

-TORTÍCOLIS CONGÉNITA: en la tortícolis el bebé presenta inclinación lateral de la cabeza de un lado y rotación del mentón en sentido contrario. Se debe a un acortamiento con fibrosis del músculo esternocleidomastoideo (ECM).
Hay dos causas más frecuentes: Parto traumático, con sufrimiento en la expulsión. El músculo ECM se estira, desgarrándose y provocando un fuerte hematoma que luego se fibrosa. Malposición intrauterina durante el embarazo, que provoca una disminución de la irrigación vascular de ECM, que evoluciona hacia una fibrosis con acortamiento.  Con osteopatía liberamos el cráneo y trabajamos el ECM elogándolo y corrigiendo la posición de la cabeza.

-PLAGIOCEFALIA DEFORMACIONAL: es la malformación (asimétrica) del cráneo del bebé, ocasionada por una presión constante ejercida en una mínima región de ésta. A través de la osteopatía craneal liberamos las suturas craneales y “moldeamos” el hueso, corrigiendo la deformación. IMPORTANTE: cuanto antes tratemos al bebé mucho mejor, pues el cráneo tiene mucha mejor plasticidad.

-ESTREÑIMIENTO: la osteopatía activa y regula el persitaltismo intestinal ayudando de manera importante en la lucha contra el estreñimiento.

-REFLUJO GASTRO-ESOFÁGICO o regurgitación: trabajamos sobre el diafragma, el píloro, el nervio Vago izquierdo (control parasimpático del píloro) y su relación a su salida con el agujero rasgado posterior en el cráneo.

[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Tortícolis congénita y común” tab_id=”torticolis-congenita-y-comun”]

Tratamiento fisioterápico y osteopático.torticolis

[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Migrañas, Vértigos y Cefaleas” tab_id=”migranas”]

Especialistas en migrañas y cervicogénicos especialmente, es decir, de origen cervical (resultados desde la primera sesión).migrañas

[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Activacion Temporomandibular (ATM) craneal y visceral” tab_id=”activacion-temporomandibular-craneal-y-visceral”] [/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Fibromialgia” tab_id=”fibromialgia”]

La fibromialgia es un trastorno que causa dolores musculares y fatiga (cansancio). Las personas con fibromialgia tienen “puntos hipersensibles” en el cuerpo. Estos se encuentran en áreas como: el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas. Los puntos hipersensibles duelen al presionarlos.

Las personas que padecen de fibromialgia pueden también tener otros síntomas, tales como:

  • Dificultad para dormir
  • Rigidez por la mañana
  • Dolores de cabeza
  • Periodos menstruales dolorosos
  • Sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies
  • Falta de memoria o dificultad para concentrarse (a estos lapsos de memoria a veces se les llama “fibroneblina”).

Se puede tener dos o más afecciones crónicas del dolor al mismo tiempo. Entre estas afecciones están el síndrome de fatiga crónica, la endometriosis, la fibromialgia, la enfermedad inflamatoria del intestino, la cistitis intersticial, la disfunción de la articulación temporomandibular y la vulvodinia. No se sabe si estos trastornos tienen una causa común.

  • Acontecimientos estresantes o traumáticos, como accidentes automovilísticos
  • Lesiones recurrentes
  • Malestares o dolencias
  • Ciertas enfermedades.

La fibromialgia también puede ocurrir por sí sola.

Algunos científicos creen que el origen de la fibromialgia puede ser genético. Los genes pueden hacer que una persona tenga una fuerte reacción de dolor ante cosas que otras personas no consideran dolorosas.

La fibromialgia se diagnostica más frecuentemente en individuos que padecen ciertas enfermedades. Estas enfermedades incluyen:

  • Artritis reumatoide
  • Lupus eritematoso sistémico (comúnmente llamado lupus)
  • Espondilitis anquilosante (artritis espinal).

Las mujeres que tienen a un familiar con fibromialgia tienen mayor predisposición a padecer de fibromialgia también.

El tratamiento para la fibromialgia a veces requiere que se trabaje en equipo. Este incluye a su médico, un fisioterapeuta y posiblemente otros proveedores de servicios de salud. Una clínica para el dolor o una clínica de reumatología pueden ser un buen lugar para obtener tratamiento.

  • Tómese los medicamentos como le fueron recetados
  • Duerma lo suficiente
  • Haga ejercicio
  • Aliméntese bien
  • Haga los cambios necesarios en el trabajo.
  • Por qué las personas con fibromialgia son más susceptibles al dolor
  • Tratamientos con medicamentos y con refuerzo de conducta
  • La existencia de un gen o genes que hacen que una persona esté más propensa a padecer de fibromialgia
  • El uso de radiografías, tales como resonancia magnética nuclear (MRI, por sus siglas en inglés) para entender mejor la fibromialgia
  • La inflamación en el cuerpo y su relación con la fibromialgia
  • Tratamientos sin medicamentos para ayudar a reducir el dolor
  • Métodos para mejorar el sueño en las personas con fibromialgia.
[/vc_nested_accordion_tab] [vc_nested_accordion_tab title=”Técnicas Miofasciales” tab_id=”tecnicas-miofasciales”]

Con el término de Terapia Miofascial nos referimos a todas aquellas técnicas fisioterápicas destinadas al tratamiento del dolor de origen miofascial.

A finales de los años 80, el dolor de origen miofascial y su tratamiento adquirieron una gran importancia dentro del marco de la Fisioterapia. Las técnicas miofasciales suponían una nueva forma de abordar aquellos dolores difusos, referidos, perpetuados o de origen desconocido que sentían los pacientes. Desde entonces, la Fisioterapia Miofascial ha evolucionado considerablemente, y actualmente son muy numerosas las técnicas miofasciales que se han desarrollado para el tratamiento de este tipo de dolor.

Dentro de los diferentes enfoques que presenta la Fisioterapia Miofascial, existen una serie de técnicas que abordan el origen del dolor miofascial desde la exploración y el tratamiento de bandas musculares tensas y los llamados puntos gatillo miofasciales, causantes de dolor y disfunción a nivel muscular. Técnicas con aplicaciones muy diversas, en campos como la traumatología, la reumatología o la fisioterapia deportiva, y siempre con buenos resultados.

Síndrome de Dolor Miofascial (SDM)

El dolor de origen miofascial es un término abstracto y confuso, que engloba todos aquellos procesos que impiden la relajación muscular. Estos procesos causan dolor y generan una situación de disfunción a nivel muscular que es conveniente tratar en vistas a evitar su cronificación.

Además del dolor, en la mayoría de los casos se observa una alteración de la longitud y del tono muscular, y en ocasiones no sólo en los músculos responsables del problema, sino también en sus antagonistas. Así, es más que probable que tras una buena exploración de los músculos afectados, se localicen a la palpación bandas tensas como reflejo de la alteración en la contracción muscular.

Incluidos en estas bandas tensas, existen zonas o puntos en las que el tejido se percibe más engrosado y resulta más doloroso que el resto de la banda tensa. Estos puntos son los llamados puntos gatillo miofasciales (PGM), que suelen provocar un dolor referido hacia otras estructuras, y que si reproducen los síntomas del paciente, probablemente sean los responsables de su problema.

Así pues, conocemos como Síndrome de Dolor Miofascial (SDM) a aquellos síntomas y signos producidos por la presencia de los llamados puntos gatillo miofasciales en los músculos. Su tratamiento adecuado puede servir para normalizar la longitud del músculo, relajar su nivel de tensión, y en consecuencia, disminuir el dolor.

Puntos Gatillo Miofasciales (PGM)

Un punto gatillo miofascial (del inglés, trigger point) es un nódulo hiperirritable de dolor focal a la presión, que se aprecia en una banda tensa palpable de un músculo esquelético. Clínicamente, lo más característico de la sintomatología de un PGM activo es el dolor a la compresión. Dolor puntual que, en caso de mayor sensibilidad o irritabilidad, puede referirse a distancia y sentirse en otras partes del cuerpo. Además del dolor, los PGM provocan cierto grado de disfunción a nivel de los músculos afectados, así como fenómenos autonómicos, que a menudo pasan inadvertidos para el paciente.

PGM y bandas tensas

Al parecer, un PGM es el resultado de una alteración en la contracción de las sarcómeras de varias fibras musculares, en una porción de músculo. A consecuencia de esta alteración, se produce un acortamiento de las sarcómeras que provoca un aumento de tensión en las fibras musculares. La suma de las fibras musculares tensas que atraviesan el PGM se percibe a la palpación como una banda tensa.

Etiología de los PGM

No existe una etiología aceptada mayoritariamente para explicar el fenómeno de los puntos gatillo. No obstante, hoy en día se trabaja para verificar la hipótesis integrada, por la cual un PGM presentaría múltiples fibras musculares con placas motoras que liberan un exceso de acetilcolina, lo cual se traduce en un acortamiento regional de las sarcómeras. Una serie de fenómenos fisiológicos puede hacer que esta situación se perpetúe.

PGM activos y latentes

Los PGM activos son aquellos que se muestran más sensibles o irritables. Producen una clínica de dolor espontáneo, tanto puntual como referido hacia otras estructuras, y un cuadro de disfunción musculoesquelética (restricción de la movilidad, debilidad muscular, fatigabilidad, falta de coordinación en la contracción, etc.).

Los PGM latentes no provocan dolor de forma espontánea, por lo que suelen pasar inadvertidos para el paciente. Sin embargo, sí pueden ser los responsables de una disfunción musculoesquelética, que el paciente percibe pero de la cual desconoce la causa.

Los PGM latentes tienen una elevada prevalencia en la población general, y pueden verse activados por varios factores: por sobrecarga muscular (aguda o crónica), por estiramiento brusco del músculo, por un traumatismo directo, por efecto del frío, por disfunción a nivel articular, por inflamación, enfermedades viscerales, estrés emocional, etc.

Signos y síntomas

Los signos más evidentes en la presencia de PGM se perciben a la palpación. El músculo en cuestión se muestra más tenso de lo normal, y es frecuente detectar una reacción de espasmo local (REL) al estimular las fibras musculares alteradas. A través de electromiografía, se ha observado que el PGM muestra actividad eléctrica de forma espontánea y aumentada, incluso sin haber contracción.

En cuanto a la sintomatología de los PGM, esta es muy diversa, y se caracteriza por el dolor y la alteración de la función muscular.

El dolor es un dolor puntual y profundo, que aumenta con la presión, el estiramiento y la contracción máxima del músculo, y que se refiere a otros músculos o estructuras corporales en caso de que el PGM esté activado. También puede producir sensación de disestesia o pesadez.

La alteración de la función se evidencia por una limitación de la movilidad, debilidad en la contracción, mayor fatigabilidad, espasmos y fasciculaciones musculares, etc.

Punción Seca

La punción seca es un método de fisioterapia invasiva para el tratamiento de los puntos gatillo y el dolor miofascial, que consiste en una punción directa del PGM, mediante finas agujas de acupuntura.

La técnica recibe el nombre de punción seca porque en este procedimiento no se introduce ningún tipo de sustancia a nivel muscular, como sucede en el caso de las infiltraciones. Por lo general, se trata de una punción profunda, pues se produce a nivel del músculo, atravesando todo el tejido suprayacente en búsqueda del punto gatillo y su banda tensa. Aparentemente, el efecto de la aguja sobre el punto gatillo es puramente mecánico, provocando su destrucción y la posterior reorganización de las fibras musculares. De esta manera, se consigue disminuir o disipar la sensación de dolor, se relaja el tono, y se restituye la funcionalidad del músculo, en ocasiones incluso de forma inmediata. De todos modos, se continúa investigando acerca de sus efectos, sobre todo a nivel fisiológico, pues se cree que la punción consigue detener el proceso por el cual se activan y perpetúan los PGM.

Podríamos hablar de la punción seca como una técnica a mitad camino entre la acupuntura tradicional y la infiltración de analgésicos a nivel muscular. En realidad, ninguna de las tres ha demostrado su eficacia por encima de las otras. Sin embargo, a través de la punción seca tenemos la certeza de alcanzar el PGM y su banda tensa sin provocar los efectos secundarios (alérgicos, tóxicos) propios de las infiltraciones.

Como inconveniente, citaríamos el dolor postratamiento, fruto de la punción del tejido, que es mayor en el caso de la punción seca. Por lo demás, es una técnica prácticamente exenta de riesgos siempre que esté correctamente indicada. El pequeño calibre de las agujas utilizadas impide causar daños en vasos, nervios y otros órganos del cuerpo.

Además de su efectividad clínica, demostrada en el ámbito profesional pero que es necesario corroborar a través de la investigación científica, la punción seca tiene una importancia innegable en el diagnóstico del síndrome de dolor miofascial, a través de las respuestas de espasmo local (REL) y de provocar exactamente la sintomatología del paciente.

Tratamiento Conservador

Además del tratamiento fisioterápico invasivo, como se puede considerar la punción seca, existen técnicas conservadoras para el tratamiento de los puntos gatillo y el dolor miofascial. Por lo general, estas terapias conservadoras suelen utilizarse en forma de protocolos combinados, con el fin de aumentar su eficacia.

Estas técnicas deben ser siempre el tratamiento de elección y preceder a las técnicas invasivas, si bien es cierto que los resultados no suelen ser tan eficaces, o al menos requieren un mayor tiempo de tratamiento y un mayor número de sesiones. Sin embargo, son imprescindibles, sobre todo en casos de personas con miedo insuperable a las agujas.

Algunas de las técnicas conservadoras para el tratamiento de los puntos gatillo y el dolor miofascial son:

Estiramientos y autoestiramientos analíticos

Son una de las técnicas más utilizadas, y también más complejas. Los estiramientos analíticos tratan de normalizar la longitud muscular, y pueden ser muy efectivas si actuan preferentemente sobre el cuerpo muscular.

Estiramientos con spray frío

La aplicación de frío en el músculo a estirar, a través de un spray refrigerante, disminuye la sensación dolorosa que puede provocar el estiramiento. Según laDra. Travell, que ideó el método, “el estiramiento es la acción y el frío la distracción”.

Técnicas de compresión

Consiste en la liberación por presión del PGM, siempre trabajando por debajo del umbral de dolor. Existen varias técnicas de este tipo, que varían fundamentalmente en el tiempo de compresión y en el número de repeticiones.

Técnicas de relajación postisométrica

Buscan la liberación del PGM mediante técnicas de relajación postisométrica o inhibición recíproca. Las más conocidas son las técnicas de energía muscular de Mitchell, la técnica de ralajación postisométrica de Lewitt, o las técnicas de FNP.

Otras técnicas

Para el tratamiento del dolor mioascial y de los puntos gatillo se suelen emplear también diferentes formas de masoterapia, termoterapia, técnicas inhibitorias (tensión-contratensión de Jones), y técnicas instrumentales (ultrasonidos, electroterapia, laser, etc.).

[/vc_nested_accordion_tab] [/vc_nested_accordion]
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

gpdr, analitycs

Cookies de terceros

Usamos cookies de terceros en las que se almacenan externamente para conocer tus usos de navegación, si ya estás suscrito al boletín y los elementos compartidos en redes sociales

mailchimp

Gestión de Consentimiento

Other

LLAMA: 950 88 08 97